GONZALO Y DAVID

Una tarde cualquiera de un verano cualquiera en el parque del retiro de Madrid. Dos personas que nos son «cualquieras» nos demuestran que el amor es muchísimo más que simplemente quererse.

Una sesión de pareja como esta nos hace amar nuestro trabajo. Y también ser conscientes de la maravillosa suerte que tenemos por dedicarnos a esto.

David y Gonzalo son el ejemplo viviente de lo que significa ser feliz en una relación, de cómo se disfruta de la vida sin complejos y con una sonrisa increíblemente contagiosa.

Nos lo pasamos tan bien con ellos que, como es lógico, quedó reflejado en las fotos. Sonrisas, abrazos, diversión, creatividad…

Queríamos hacer algo distinto con el marco de un cuadro y, aunque fue la primera toma de contacto con esta técnica para nosotros, parecía que ellos llevaban toda la vida delante de una cámara. Fue una sesión en familia, de las que siendo fotógrafo, siempre deseas tener.

Nos encanta poder mostraros esta sesión. Y también nos encanta poder decir que pasar ese día con ellos ha sido el ejemplo perfecto del ambiente que siempre querríamos para nuestras sesiones.

¡Gracias chicos! ¡Sois simplemente geniales!