¿Preboda o posboda? Qué diferencias tienen y qué elegir

Muchas parejas cuando deciden dar el paso de casarse, tienen esta duda o incluso se preguntan en qué consisten cada estas opciones.
En este artículo vamos a explicaros y a daros unos cuantos tips sobre prebodas y postbodas.

Preboda:

Una preboda es una sesión de fotos previa a la boda que se puede hacer desde meses antes de la boda hasta unos días antes o incluso el día anterior al enlace. Tiene muchos pros e incluso puede tener muchas utilidades distintas y es una gran opción para tener unas fotos diferentes, preciosas y divertidas en pareja.

Suele consistir en una sesión de unas 2 horas de duración en una localización seleccionada por los novios o por los fotógrafos (si los novios no tienen ninguna idea o preferencia), aunque también se puede hacer en estudio. En ocasiones se hacen de un día entero de duración por el lugar en el que se hace la sesión, e incluso hemos llegado a hacerlas de un fin de semana en la playa. Así que depende un poco de cada pareja y de lo que esté buscando y quiera para su preboda.

Si no sabéis dónde queréis hacerla o qué sitios pueden ser mejores, pedirnos consejo a los fotógrafos es la mejor opción. Tened en cuenta que conocemos muchas localizaciones por nuestro trabajo en las que sabemos que podremos sacar un mayor partido a la sesión.

Personalmente aconsejo hacerla siempre (si existe y es viable) en algún lugar representativo para vosotr@s: ese sitio donde os disteis el primer beso, o donde te pidió la mano, o donde tuvisteis la primera cita…

fotografía de bodas, fotografo de bodas, bodas, wedding, wedding photographer, different wedding, alternative wedding, luxury wedding, novio, novia, fotos bonitas, fotos divertidas, fotos diferentes, amor, beso, novia, novio, bride, groom, sesion de pareja, preboda, shooting, prewedding, couple
Fotografía de bodas, fotógrafos de bodas, preboda, naturaleza, Madrid

Está claro que si estas cosas pasaron en un polígono industrial nada fotogénico, aconsejo no hacerlo allí, aunque incluso en unas condiciones “poco propicias” se consiguen resultados increíbles cuando hay complicidad e ilusión (y buenos fotógrafos, claro :P).

Hacer una preboda tiene más utilidades de las que parece en un principio, y puede no ser sólo una sesión de fotos bonitas si de antemano tenéis estas opciones en mente.

Aquí os dejo algunos de los usos y ventajas que tiene:

  • Hacer las invitaciones de la boda.

Muchas parejas utilizan estas sesiones para incluir algunas fotos destinadas a sus invitaciones de boda. Llevando a la sesión de preboda una pizarra por ejemplo en la que escriben: “Nos casamos!” O “te apuntas a nuestro gran día?”. Luego imprimen estas fotos en una invitación junto con la información de la boda y las mandan a los invitados.

  • Diseñar los centros de mesa o para la decoración en el banquete.

Hay parejas que utilizan las fotos de su preboda para distinguir las mesas de los invitados en el banquete, o que incluso imprimen una copia por cada invitado y las dedican a mano en el reverso para cada uno de forma personalizada, y las ponen en el plato de cada comensal con su mensaje dedicado. (una de nuestras parejas nos dejó en nuestra mesa una de estas fotos dedicadas sin que lo supiéramos y terminamos llorando cuando nos sentamos y la leímos) Es un detalle precioso.
Colgarlas en el lugar del banquete como decoración es otra opción muy utilizada. Con buen gusto y eligiendo bien el lugar en el que ponerlas, es un detalle muy bonito que da la personalidad de los novios al lugar y a la decoración.

fotografia de bodas, bodas madrid, bodas españa, invitaciones, novios, pareja, fotografos de bodas, fotografos madrid
boda, bodas, bodas Madrid, bodas diferentes, bodas de lujo, fotografia de bodas, fotografo de bodas, fotografos de bodas, amor, maquillaje , preparativos, vestido de novia, traje de novio, amor, boda original, boda alternativa, gran via, verano, intimidad, fiesta, azotea, felicidad, amigos, baile, fiesta.
  • Perder el miedo a la cámara y tener complicidad con los fotógrafos con vistas al gran día:

Para nosotros los fotógrafos, este es el motivo que más nos interesa de forma egoísta. Las sesiones de preboda nos ayudan a conocer mejor a nuestras parejas, a tener una mayor complicidad con ellas y a saber cómo salen mejor en las fotos y qué tipo de personalidad tienen delante de la cámara.

Y para las parejas son una sesiones muy útiles para perderle el miedo a las cámaras y ser capaces de actuar con una mayor naturalidad frente a ellas e impedir así las fotos “me están apuntando con el cacharro ese… qué hago???”. 
Tened en cuenta que el día de la boda, los fotógrafos somos vuestros mayores aliados y estaremos con vosotros todo el día de inicio a fin. Lo sabremos todo y estaremos en todos lados. Lo mejor es que haya una complicidad grande y sepáis cómo trabajamos y estéis lo más cómodos posible con las cámaras y con nosotros.

Las fotos de la preboda también se pueden usar para la portada del libro de firmas si lo hay, para los regalos de los invitados o padres y un largo etcétera de opciones para las que el límite es únicamente vuestra imaginación.
Hay más utilidades, y al final son fotos preciosas vuestras… ¡todo lo que os imaginéis es posible! Si se os ocurre alguna utilidad más y queréis que os ayudemos con la idea, ¡siempre estaremos encantados de hacerlo!

En cuanto a las prebodas, hay una duda recurrente que siempre nos preguntan nuestras parejas:

“¿Qué ropa nos ponemos?”
Aquí hay varias opciones y siempre van a depender de vuestros gustos y personalidades, así que en principio lo aconsejable es que vayáis siempre como más cómodos estéis, dentro de un margen, claro. No aconsejo ir en pijama a hacer una sesión de fotos, aunque si es lo que estáis buscando, ¡pues hacedlo! Está claro que serían unas fotos distintas 🙂

Si queréis ir “guap@s”, pues guap@s. Si queréis ir vestidos iguales, pues vestidos iguales. Si sois auténticos forofos de Harry Potter o del señor de los anillos o de star Wars y queréis haceros las fotos con una varita mágica, o con el bastón de Gandalf o disfrazados de Jedi, adelante. Aquí es una cuestión de cada pareja, y cada pareja es un mundo… Es una de las cosas que hacen tan maravilloso nuestro trabajo. Yo os aconsejo que nos preguntéis cualquier duda que podáis tener, pero siempre seréis vosotr@s los protagonistas. Lo importante es que queden unas fotos preciosas que os gusten y os identifiquen, y que después de 15 años las miréis y os arranquen una sonrisa y un precioso recuerdo. Ese es nuestro trabajo.

Postboda:

Fotografía de bodas, fotógrafos de bodas, sesion de pareja, naturaleza, fotos creativas, Galicia

Una postboda es una sesión de fotos que se realiza una vez pasado el día de la boda, vestidos de novios y en una localización a elegir por los novios o por los fotógrafos (igual que con las prebodas, dependiendo de las circunstancias) y puede ser el día después de la propia boda, o meses después incluso, aunque lo aconsejable es hacerla (si la boda es en una localización que requiere desplazamiento) al día siguiente o un par de días después, o justo después de la luna de miel. Dejar pasar mucho tiempo es poco recomendable por muchos motivos. Nosotros las intentamos hacer siempre en alguna de estas dos opciones.

Suele durar 2 horas, pero igual que con las prebodas, hay infinidad de posibilidades, y dependeden de vuestras preferencias. Un día en algún lugar representativo, un fin de semana en Ibiza… las opciones son infinitas. Al fin y al cabo, después de la boda, no hay porqué dejar el vestido y el traje en el armario y no volver a usarlo jamás. La utilidad de estas sesiones es poder sacarle el mayor partido posible al vestido y al traje de novios y que podáis tener unas fotos espectaculares vestidos de novi@s, ya que el día de la boda, aunque se hace una sesión de pareja, el estrés y el tiempo del que se dispone para esta sesión de pareja es muy limitado. Incluso, si vuestra boda es de tarde-noche, puede ser aún más complicado si ni siquiera hay sol cuando se hace la sesión.

A nosotros hay una opción que nos gusta y nos atrae muy especialmente, y que aún no ha llegado del todo a España. Es lo que se llama “trash the dress” (“tirar el vestido a la basura” o “destrozar el vestido” podría ser una traducción).

Consiste en darle una estética a la sesión distinta y más similar a la moda, con más elegancia y creatividad. No significaque el vestido quede inservible para siempre ni mucho menos. Pero es, por ejemplo, no temer mojarlo o meterse en la playa con él, o en una piscina, o en un campo de lavanda, o en medio de la ciudad cruzando un paso de cebra, o en un bosque… La cuestión es buscar el contraste entre la localización y vestido y sobretodo no tener miedo de que se ensucie o se haga algún arañazo. En un trash the dress, la localización es más importante, porque buscamos unas fotos en particular y es conveniente tenerlas preparadas de antemano. Cualquier duda en relación con esta opción, consultadnos, porque es una posibilidad que os permitirá tener unas fotos distintas y especiales que os encantarán.

Con una postboda, os aseguráis las fotos de novios preciosas que toda pareja quiere tener sin la tensión de tener que conseguirla el mismo día de la boda, y libera de stress, permitiéndoos disfrutar más de vuestro gran día al tener que dedicarle menos tiempo a la sesión de recién casados y poder estar así más tiempo con vuestros invitados. Aconsejamos hacer una “mini sesión” siempre el mismo día de la boda para tenerlas de recuerdo y en el mismo sitio donde os habéis casado, pero si hay una postboda contratada, estas fotos tan especiales ya las tenéis aseguradas en esa sesión.

Fotografía de bodas, fotógrafos de bodas, sesion de pareja, naturaleza, fotos creativas, Galicia

Ambas sesiones tienen un precio medio cada una de entre 200 y 400 euros. Las hay más baratas y las hay más caras, evidentemente. Nosotros estamos en este precio medio. Tened en cuenta que la cuestión de los precios no es sólo un tema monetario. Hay profesionales detrás con todo en regla, que pagan impuestos y os aseguran un resultado óptimo. 

 

Desconfiad de los fotógrafos que no os hagan factura ni os ofrezcan un contrato para sus servicios aunque os ofrezcan un precio muy inferior. No podréis estar tranquilos ni con los plazos de entrega ni estaréis cubiertos en caso de que tengan un imprevisto y no puedan asistir al evento, por ejemplo, ni tendréis la entrega asegurada siquiera. Un buen fotógrafo profesional asegura el cumplimiento de lo que ofrece y se compromete por escrito a ello. 

No somos personas que apretamos botones. Somos verdaderos profesionales con años de estudios y experiencia que vivimos de la fotografía y la adoramos. Y os aseguramos resultados, calidad y entrega rápida, además de la belleza estética de lo que hacemos. Incluso un sustituto de igual calidad y estética en caso de no poder asistir por fuerza mayor. Aunque en Cambaum somos un equipo de profesionales amplio y esto no nos puede pasar. Aún así, buscad fotógrafos profesionales de verdad. No soy de los que piensan que se puede jugar con los recuerdos.

Aunque sea difícil de entender y todo tiene su importancia, son más importantes las fotos que el jamón o el confeti. Las fotos y el vídeo de la boda es lo único que quedará 20 años después de casados. Y para nosotros es algo precioso, divertido, único y maravilloso, pero no es un juego.

En definitiva, ambas opciones son un complemento ideal para el reportaje de boda y nosotros aconsejamos contratar las 2, porque vuestra boda es única y especial, y merece la pena sacarle el mayor partido posible. Si tenéis alguna duda o queréis preguntarnos algo relacionado con este tema, aquí nos vais a tener siempre que queráis.

Espero que este artículo os haya resultado útil y os haya gustado.

J. Weinbaum

    FACEBOOK
    INSTAGRAM